CONTÁCTENOS - 91 169 79 98
Todos los precios tienen el IVA incluido
Mostrar/Ocultar agregadores RSS

¿Sabía que puede comprar en todas nuestras páginas con un sólo gasto de envío?
Use las pestañas superiores para cambiar de página.

Cerrar
Estás en www.abanicosboda.com

CESTA DE LA COMPRA

8 TIENDAS > 1 CESTA

Tiene productos en su cesta Importe total: 0

Abanicos de Boda - Lenguaje del abanico.

Abanicos de Boda - Lenguaje del abanico.

El abanico ha sido un instrumento eficaz para el coqueteo cuando éste estaba prohibido en público.

Cuando las damas eran acompañadas por su madre o señorita de compañía para velar por su buen comportamiento, el abanico se convirtió en un instrumento de comunicación de la dama para con el caballero.

Por eso se explica que, en tiempos de Luis XV, rey de Francia, la etiqueta prohibía a las damas de la corte abrir sus abanicos en presencia de la reina, a no ser que lo utilizaran como bandeja para ofrecerle algún presente.

Pero no sólo en Francia existían normas sobre el abanico. Hasta 1939, en la Corte de Inglaterra, fue obligatorio para las damas su uso en recepciones y actos oficiales.

En España, este lenguaje tan particular aparece a finales del siglo XVII y principios del XVIII, convirtiéndose en el más fiel aliado de coqueteo de las mujeres españolas.

Parece que hoy ha desaparecido esta tradición, pero nunca se sabe si quedan resquicios de ésta.

Aquí mostramos las reglas que se deben conocer para comunicarse con abanicos.

  • Cerrar el abanico tocándose el ojo derecho: “¿Cuando podré verte?”
  • Hacer movimientos amenazadores con el abanico cerrado: “No seas tan imprudente”
  • Cubrirse la oreja izquierda con el abanico abierto: “No reveles nuestro secreto”
  • Tocar con el dedo la parte alta del abanico: “Desearía hablar contigo”
  • Abrir y cerrar el abanico varias veces: “Eres cruel”
  • Abrir totalmente el abanico: “Espérame”
  • Situar el abanico detrás de la cabeza: “No me olvides”
  • Situar el abanico detrás de la cabeza con el dedo extendido: “Adiós”
  • Situar el abanico delante de la cara con la mano derecha: “Sígueme”
  • Mover el abanico alrededor de la frente: “Has cambiado”
  • Dar vueltas al abanico con la mano izquierda: “Nos están viendo”
  • Dar vueltas al abanico con la mano derecha: “Quiero a otro”
  • Llevar el abanico abierto en la mano derecha: “Eres demasiado ferviente”
  • Mover el abanico entre las manos: “Te odio”
  • Mover el abanico alrededor de la mejilla: “Te quiero”
  • El abanico colocado cerca del corazón: “Has ganado mi amor”
  • El número de varillas muestran la contestación a una pregunta: “¿A que hora?”
  • Abanicarse rápidamente. "Te amo con intensidad".
  • Abanicarse lentamente. Abanicarse de forma pausada, significa "soy una señora casada y me eres indiferente". También si se abre y cierra muy despacio significa esto.
  • Cerrar despacio. Este cierre significa un “Sí”. Si se abre y cierra rápidamente significa, “Cuidado, estoy comprometida”.
  • Cerrar rápido. Cerrarlo de forma rápida y airada significa un “No”.
  • Caer el abanico. Dejar caer el abanico significa: "te pertenezco".
  • Apoyarlo sobre la mejilla. Si es sobre la mejilla derecha significa “Si”. Sobre la mejilla izquierda es “No”.
  • Prestar el abanico. Si presta el abanico a su acompañante, malos presagios. Si se lo da a su madre, quiere decir “Te despido, se acabó”.
  • Cubrirse los ojos. Con el abanico abierto, significa “Te quiero”. Si se cubre el rostro puede significar “Cuidado, nos vigilan".
  • Pasarlo por los ojos. Si se pasa el abanico por los ojos significa, Lo siento. Si cierra el abanico tocándose los ojos quiere decir, “Cuando te puedo ver”.
  • Cubrirse la cara. Cubrirse la cara con el abanico abierto, significa: "Sígueme cuando me vaya".
  • A medio abrir. Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios quiere decir “Puede besarme”.
  • Mano derecha. Llevarlo o moverlo con la mano derecha, significa: “Amo a otro”.
  • Pasarlo de una mano a otra. Significa, “Estás flirteando con otra” o “Eres un atrevido”.
  • Tocar la palma de la mano. Quiere decir: “Estoy pensando si te quiero”.
  • Mirar dibujos. Mirar los dibujos del abanico, quiere decir: “Me gustas mucho”.
  • Cerrarlo sobre la mano izquierda. Quiere decir: “Me casaré contigo”.
  • Arrojar el abanico. Quiere decir: “Te odio”. o “Adiós, se acabó”.
  • Contar o abrir cierto número de varillas. La hora para quedar en una cita, en función del número de varillas abiertas o “tocadas”.

NO TE PIERDAS LAS NOVEDADES

Suscríbete a nuestro boletín informativo para estaral día de todas las promociones y novedades.

Pago seguro | Mensajerías

Copyright © VOXCAELUM S.L. 2017 | | info@abanicosboda.com | Powered by Despegando | Contactar